Seguidores

viernes, 5 de marzo de 2010


D: ¡Hey! ¿Qué haces aquí?
S: Necesito saber porque me quieres.
D: Porque te quiero..
S: De verdad me gustaria creerte cuando dices esas palabras, Dan, pero tal vez, si supiese el por qué, dejaría de asustarme cuando las oigo y no tendria miedo a decirlas.
D: Vale. Bueno, si quieres hablar sobre por qué..
S: Lo hago por mi madre y sus tantos maridos.
D: Ahí. Ese es el por qué. Porque ultimamente me gusta cuando me interrumpes, que es a menudo. De todas formas, te quiero porque no te disculpas sobre quien realmente eres: Preciosa, elegante, sexy como el infierno.
S: Ahora estás haciendo que me ponga colorada.
D: Esa es otra razón. Eres totalmente inconsciente del efecto que causas en mí. Tambien eres completamente inconsciente de que ries como una niña de 4 años.
D: Justo así. Eso es lo que te hace tan increible.
S: Bueno, tu eres increible también, sólo por decir todas esas cosas ya lo eres. Y te quiero.. pero me tengo que ir.
D: ¿Qué?, ¿qué pasa ahora?
S: Una de tantas razones por las que me quieres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario