Seguidores

miércoles, 17 de marzo de 2010


—Pues debiera estar en la cárcel, ¡exponer públicamente estas cosas! Mira esta mujer, se está desnudando, ¡y en presencia de un hombre! Es indecoroso.
Perdone Madame. Esa dama no está desnudándose sino vistiéndose; el caballero que la contempla es su esposo; celebran su vigesimosegundo aniversario y van a salir a cenar con su hijo mayor que es taxidermista. Me deprime que pensara usted maliciosamente de personas tan dignas. Esto corrobora lo que siempre he mantenido: el mal solamente existe en la mirada del que observa; por lo tanto, le agradecería a usted que deje de mirar mis cuadros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario